Kimberly García es bióloga y, gracias a una beca de CRUSA,  está cursando la Maestría en Biología en la Universidad Estatal Politécnica de California, Pomona, Estados Unidos.

Kimberly forma parte de un equipo de investigación que se enfoca en desarrollar estrategias de conservación de la biodiversidad marina a partir de la investigación en moluscos desnudos para determinar cómo se originan las especies, como se desarrollan y cómo sobreviven.

A su regreso a Costa Rica quiere posicionar al país a la cabeza de la investigación en Biodiversidad Marina. Espera contribuir al desarrollo de mejores enfoques y técnicas de estudio de la diversidad de nuestros mares e incidir en el desarrollo de estrategias de conservación y otros servicios derivados de las especies marinas, como desarrollo de fármacos y pesquerías.

Braulio Umaña es ingeniero en construcción y con una beca de CRUSA realizó la Maestría en Ingeniería Hidráulica y Medio Ambiente de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), España. Su tesis se enfocó en técnicas de desarrollo urbano sostenibles para mejorar el manejo de las aguas pluviales y obtuvo la nota máxima con una mención honorífica.

Durante su estadía en España, Braulio sirvió como “puente” para concretar la firma de un convenio entre la UPV y el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) para que estudiantes de ambas universidades puedan viajar a realizar prácticas, proyectos de títulos e intercambios en Costa Rica y España.

Actualmente, Braulio es profesor  de hidráulica en la carrera de ingeniería en construcción en el TEC y quiere ayudar a cambiar la visión de los estudiantes hacia el manejo del recurso hídrico y así demostrar cómo ingenieros en construcción pueden impactar positivamente en el desarrollo sostenible. “Hoy más que nunca, debemos buscar soluciones de infraestructura que vayan de la mano con el ambiente. Quiero hacerle ver a las futuras generaciones de ingenieros que sí se puede”.

Braulio también tiene la meta de realizar los estudios de doctorado para mejorar su enseñanza e investigación.

Jennifer Solís es ingeniera y gracias a una beca de CRUSA estudió una Maestría en Ingeniería Mecánica en la Universidad de Perdue en Indianapolis, EE.UU.

Actualmente trabaja en Intel en el área de Investigación y Desarrollo en Oregon, EE.UU.

Gracias a la maestría y a su experiencia laboral, Jennifer ahora está preparada para un mercado competitivo en el cual es valorado el uso de softwares sofisticados, materiales compuestos e impresión 3D, como asimismo el manejo de conceptos avanzados como la optimización topológica y de diseños, entre otros.

A futuro a Jennifer le interesa desarrollarse más en la administración de proyectos y la ingeniería de Sistemas y también le gustaría colaborar con la Academia.

En el 2015 fue parte del equipo que representó a la Asociación Costarricense de Aeronáutica y del Espacio (ACAE) en el 66 Congreso Internacional de Aeronáutica, ocasión en que presentaron la iniciativa Ditsö, liderada por el doctor en Robótica costarricense Andrés Mora, que evaluó las propiedades ópticas y mecánicas del ala de los llamados escarabajos dorados de Costa Rica, insectos que son prácticamente invisibles a los depredadores.

José Rodolfo Gámez es graduado del Colegio Técnico Don Bosco y gracias a una beca del Programa Dra. Ana Sittenfeld de CRUSA desde enero del 2018 estudia la carrera de Ingeniería en Tecnología de Redes con especialidad en Ciberseguridad en el Valencia College, en Orlando, Florida.

José Rodolfo es de Desamparados y siempre tuvo mucha facilidad por las matemáticas, incluso daba tutorías y ayudaba a sus compañeros con la materia.

En el colegio José Rodolfo se especializó en dibujo arquitectónico y así identificó que con la irrupción de Internet en todas las cosas y los ámbitos cotidianos hay más riesgos para las personas y las empresas conectadas. Por esto decidió estudiar redes y ciberseguridad.

Entre sus planes está poder realizar su práctica profesional en alguna empresa estadounidense con oficinas en Costa Rica, certificarse en tecnologías de última generación y traer todo el conocimiento posible para enseñar sobre la materia.

 

Desde este 23 de enero y hasta el 1 de marzo, las organizaciones sin fines de lucro, legalmente inscritas en el país, e interesadas en recibir apoyo de la Fundación CRUSA, podrán postular proyectos innovadores para recibir fondos del Programa de Donaciones Catalizadoras.

CRUSA busca promover iniciativas con potencial de generar impacto escalable e innovador en Costa Rica, por eso; mediante este programa financia acciones que fortalecen a organizaciones sin fines de lucro, con el objetivo de aumentar su capacidad de gestión a mediano y largo plazo, para que puedan seguir trabajando en diferentes zonas del país.

“Desde la Fundación CRUSA reconocemos el importante trabajo que realizan muchas organizaciones sin fines de lucro en comunidades de todo el país, por eso queremos apoyar el fortalecimiento de las organizaciones que desarrollan iniciativas innovadoras y de impacto con potencial de ser escalables a todo el país, para que tengan las capacidades internas para sostenerse en el tiempo”, manifestó Flora Montealegre, Delegada Ejecutiva de la Fundación CRUSA..

Las donaciones serán de hasta $10.000 y tienen el propósito de impulsar el crecimiento de la organización permitiéndole, por ejemplo, invertir en recursos que aumenten su capacidad para temas como recaudación de fondos, comunicaciones, gestión interna o planificación estratégica. También, la generación de capacidades o modelos que puedan ser compartidos con otras organizaciones sin fines de lucro costarricenses.

El Programa de Donaciones Catalizadoras financia el desarrollo de capacidades internas de la organización para que puedan aumentar su impacto a lo largo del tiempo, por eso no se financian gastos recurrentes o atención directa a beneficiarios de las organizaciones.

Propuestas tendrán riguroso análisis

Las propuestas serán revisadas por el equipo de CRUSA de acuerdo a los siguientes criterios: innovación, potencial de escalabilidad, claridad de los objetivos, factibilidad/justificación del presupuesto, capacidad de ejecución de la organización, impacto real y medible en la capacidad organizacional.

Si bien esta convocatoria no está limitada a un área geográfica o enfoque temático, se le adjudicarán puntos adicionales a aquellas iniciativas de organizaciones sin fines de lucro que trabajen fuera de la Gran Área Metropolitana y aquellas que estén alineadas con las prioridades temáticas de CRUSA para el 2019, es decir, Cambio Climático y Desarrollo Sostenible y Capital Humano, Conocimiento e Innovación.

Las organizaciones seleccionadas para recibir el apoyo del Programa de Donaciones Catalizadoras se darán a conocer en el mes de abril.

Los interesados en participar pueden ingresar aquí para obtener más información y descargar el formulario.