La Fundación CRUSA y GIZ apoyarán los esfuerzos de seis municipalidades que en agosto presentaron sus “Planes de Acción Cantonal para la Mitigación de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI)”.

Se trata de Belén, Desamparados, Golfito, La Unión, Monteverde y San José que determinaron que uno de los sectores prioritarios para implementar acciones de mitigación de GEI en sus cantones es el sector de residuos sólidos.

El Programa de Gestión de Residuos Sólidos de CRUSA incorpora un eje de trabajo centrado en desarrollar capacidades en Gobiernos locales que mejoren significativamente sus capacidades para la ejecución y gestión de los procesos que impacten directamente en la generación, recolección, tratamiento, y disposición final de residuos sólidos.

Entre las acciones planteadas por estos planes de acción municipales para la “descarbonización de la economía” están la recolección selectiva de residuos y plantas municipales para la separación y valorización de residuos, programas de apoyo al sector industrial para el uso eficiente de energía, promoción de corredores biológicos interurbanos, promoción de la prácticas de agroforestería, plantas de tratamiento de residuos orgánicos para las ferias de agricultor y promoción de iniciativas para el desperdicio de alimentos.

Más información en este artículo del Proyecto Acción Clima.

La Fundación Costa Rica Estados Unidos para la Cooperación (CRUSA) en alianza con la Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica (PROCOMER) lanzaron el primer concurso de transformación verde, el cual seleccionará 25 pequeñas y medianas empresas que podrán optar por fondos no reembolsables para desarrollar proyectos en obtención de certificaciones e innovación ambiental de procesos y productos, que busquen la eficiencia energética, energías renovables, reducción de emisiones, uso de agua y gestión integrada de residuos.

El Programa de Crecimiento Verde tiene como objetivo crear una plataforma de reconversión productiva para fomentar la transformación verde de 200 pymes mediante el otorgamiento de capital semilla, y así promover la diversificación y el incremento del valor agregado de la oferta exportable de Costa Rica.
 

Dinámica del concurso

CRUSA y PROCOMER esperan que en esta primera edición sean elegidas al menos 25 empresas que cumplan con los siguientes criterios

  1. Debe ser una pyme (1-100 colaboradores)
  2. Que PROCOMER les haya aplicado el diagnóstico único exportador
  3. Impactar de manera positiva con su proyecto en alguno de estos criterios: eficiencia energética, energías renovables, reducción de emisiones, uso de agua y gestión integrada de residuos.

Las empresas que resulten ganadoras, tras ser analizadas por un comité técnico de PROCOMER, obtendrán el financiamiento de hasta un 80% no reembolsables para el desarrollo de su proyecto. El monto de los proyectos varía por categoría siendo el monto máximo financiado US$15.000.

Estos fondos saldrán del aporte inicial de $1.000.000 realizado por Fundación CRUSA para el arranque del programa, de un total de hasta $4.000.000 que se invertirán en futuras convocatorias.

Las pymes tienen hasta el próximo 28 de setiembre para enviar sus propuestas y la elección de las ganadoras se anunciará el 12 de octubre. Aquellas empresas que no cuenten con el diagnóstico único exportador de PROCOMER tienen hasta el 14 de setiembre para solicitar su aplicación.

Para mayor información, las empresas pueden dirigirse a la página www.crecimientoverdecr.com donde podrá encontrar las Bases Operativas del Concurso y los formularios de inscripción, o enviar sus consultas al correo crecimientoverde@procomer.com.

 

Su destacado nivel académico, el dominio del idioma inglés, liderazgo y el interés por las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM por sus siglas en inglés) son cualidades que tienen en común los seis estudiantes costarricenses que ganaron una beca del Programa de Becas de Técnicos Especializados Dra. Ana Sittenfeld para estudiar dos años en Community Colleges en Estados Unidos.

Se trata de María Nazareth Mata Castillo, Valeria Saborío Barquero, Diego Hernández Montero, Maxwell Jornae Pita Nelson, Josué Ortega Rodríguez y Antony Ramírez Montero.

Cinco de estos seis jóvenes son estudiantes de los Colegios Técnicos Profesionales de General Viejo, Santa Ana, San Isidro de Heredia, San Agustín y COVAO en Cartago, mientras que el sexto es alumno del Colegio Gregorio José Ramírez, que pertenece al Programa de Bachillerato Internacional.

Este programa cuenta con el apoyo de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (CINDE), la Embajada de Estados Unidos, United Airlines y el Centro Cultural Costarricense Norteamericano, por medio de su oficina de asesoría educacional Education USA.

Historias de superación

Conozca más sobre Josué Ortega, Nazareth Mata, Max Pita, Valeria SaboríoAntony Ramírez, Diego Hernández.

Community Colleges

Los beneficiados de este programa estudiarán en Community Colleges en Estados Unidos y podrán complementar su formación académica con pasantías en empresas que tienen operaciones en Costa Rica y cuyas oficinas centrales se encuentran en suelo estadounidense.

El presupuesto total del programa de Becas de Técnicos Especializados Dra. Ana Sittenfeld es de $1.567.000 por cinco años, es decir, que se continuarán otorgando becas hasta el 2021, las cuales incluyen los costos de matrícula, seguro de salud y gastos de manutención, mientras que los boletos aéreos son donados por United Airlines.

A Julio Matarrita siempre le gustaron los números, pero le gustaron aún más cuando vio que a través de los números podía ayudar a las personas a resolver problemas. Así fue cómo decidió ser economista.

Julio estudió una maestría en Economía Aplicada y Dirección de Proyectos de la Universidad de Connecticut (Estados Unidos) gracias al apoyo del Programa de Becas Internacionales de la Fundación Costa Rica – Estados Unidos para la Cooperación (CRUSA).

Nació en 1991 en Ciudad Neily, Corredores de Puntarenas, en la zona Sur de Costa Rica. En esos años, su padre trabajaba en una plantación de banano del Gobierno, luego de la salida de la United Fruit Company, y su madre trabajaba en un comisariato (pulpería).

“De esta época lo que más me marcó fue cuando el huracán César inundó todo en 1996. Recuerdo a mi papá llevándome en hombros con el agua por las rodillas y a los días siguientes ver todo en la casa cubierto de barro”, relata.

Estudió diez años de la escuela y el colegio en Palmar Norte, en la Península de Osa, donde además era voluntario ambientalista y destacado futbolista del equipo de la comunidad. En sus dos últimos años de colegio se mudó a Pérez Zeledón para poder estudiar en el Colegio Científico de esa comunidad.

Allí vivía en una casa con otros nueve jóvenes de zonas alejadas. “En la casa también vivía la señora que nos cuidaba”, relata.

Para poder estudiar el la Universidad de Costa Rica, se mudó al Valle Central. Primero vivió en Heredia con una tía, mientras estudiaba Economía y luego se trasladó a Curridabat, para repartir su tiempo entre sus trabajos como analista en el banco BAC San José, ser profesor de Economía y estudiar Matemática Aplicada en la UCR.

Ahí fue cuando escuchó del programa de Becas Internacionales en carreras de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) de la Fundación CRUSA: “La beca presentaba una excelente oportunidad para mi desarrollo personal y profesional y a futuro espero me permita poder generar cambios importantes en el país especialemente en la región sur de la cual yo soy originario”.

Entre sus planes, Julio quiere llevar adelante proyectos de impacto global y de largo plazo, dos de los cuales espera llevar con éxito una vez este en Costa Rica. Quiero aportar para que la niñez y juventud de la región Sur se acerque más a la ciencia y la tecnología. Llevar proyectos como Lego Education a comunidades rurales, incentivar a jóvenes a la participación de olimpiadas de matemática, ciencia y tecnología”.

Asimismo, Julio quiere compartir sus conocimientos dando asesoría a PYMES para que empleen el análisis de datos en la toma de decisiones de manera que estas ya estén respaldadas por números y no solo por intuición. “Me gustaría concentrarme en PYMES del sector turismo ecológico”.